El tormento de ser un D - Javier Núñez

17/2/20



Título: El tormento de ser un D

Autor: Javier Núñez

Autopublicado

Número de páginas: 293

Precio: 9,97.-



Tres hombres rudos, aguerridos, de gran carácter y fuertes convicciones se enfrentan a todos los obstáculos que se interponen entre ellos y su búsqueda de la felicidad.En ‹‹El tormento de ser un D››, la sociedad ha sido dividida por los poderosos en clases sociales (A, B, C y D). Pertenecer a una u otra marca la diferencia en cuanto a las posibilidades de acceder a determinados tipos de trabajo, lo que repercute en el sueldo, la alimentación y el tipo de vivienda en el que los miembros del colectivo pueden permitirse.Un día, un miembro de clase A se adentra en una de las barriadas en las que viven los D para contratar a un hombre que en otro tiempo llevaba una vida cómoda y desahogada. Si acepta el trabajo que le ofrece el A, su familia y él volverán a gozar de esos privilegios perdidos.El problema es que esa extraña cohabitación traerá consecuencias inesperadas.En ‹‹Ley de Producción y Progreso››, un hombre terriblemente deprimido desobedece las normas impuestas por el Gobierno en relación al uso de sustancias estimulantes (como la cocaína o las anfetaminas) para la mejora del rendimiento laboral, que ha convertido a España en adalid de la productividad mundial.Su disidencia tendrá consecuencias por lo que, antes de ser capturado para ser trasladado a un centro de detención, inicia una huida que lo conducirá hasta un laberinto de espejos, donde nada es lo que parece. En ‹‹El guardador››, un ex-militar trabaja para la rama secreta de Protec, una empresa de seguridad privada, cuyo trabajo es mantener a salvo elementos valiosos durante un periodo de tiempo determinado. No es un trabajo peligroso, pero sí confidencial, por lo que no puede contárselo a nadie (ni siquiera a la mujer de la que está enamorado). Sin embargo, el último encargo se vuelve distinto a los demás cuando unos tipos asaltan su casa, se lo llevan en mitad de la madrugada y no dudan en torturarlo para que les diga dónde lo tiene escondido.Tres historias de lucha y supervivencia en las que salir victorioso dependerá de lo inteligentemente que jueguen sus cartas.


Desde hace una buena temporada me he aficionado mucho al tipo de historias de Javier Núñez y a su forma de narrar. Pero esta vez, me ha sorprendido con tres relatos distópicos (que casi llamaría yo novelas cortas) que me han encantado, convirtiéndose casi en mis favoritos.

Voy a empezar por el relato que da nombre a la antología y sería el de El tormento de ser un D. En este caso, nos va a trasladar a una sociedad que supuestamente ha evolucionado y que se ha dividido en diferentes estratos sociales (A, B, C Y D) con diferentes subclases, en las que los ricos y privilegiados son el A y el último escalafón, los que menos y peor viven, son la clase D. Y es que pertenecer a una clase u otra, es lo que va a hacer que una persona pueda tener un buen trabajo, una buena vivienda e incluso vivir más o menos. Y en este caso, conoceremos a nuestro protagonista, un D pero que antes ocupaba un buen puesto y que por un error, acabó junto a su mujer y a su hijo pequeño en una pequeña chavola sobreviviendo como pueden. Hasta que un alto cargo decide proponerle un trato...

En el segundo relato, llamado Ley de Producción y progreso,  nos traslada a un mundo donde la eficiencia ha adquirido el mayor rango, por lo que la sociedad se sirve de sustancias estimulantes como el speed o la cocaína para poder aguantar el día del tirón, ser siempre feliz... Y es que por algo, España se ha convertido en fuente de inspiración para los demás países que quieren obtener la misma eficacia de sus trabajadores. El problema surge cuando uno de los ciudadanos no quiere seguir esa trayectoria, cuando la ayuda psicológica que el gobierno le da no le convence de volver al redil y volver a consumir...es entonces cuando esa persona se convierte en un obstáculo y sólo te queda la posibilidad de luchar o escapar...

Y por último pero no por ello, menos interesante tenemos el relato " El guardador" en el cual nos describe un nuevo trabajo encubierto, en el cual trabaja nuestro protagonista. Su trabajo consiste en aceptar misiones en las que tiene que guardar o esconder objetos importantes durante un periodo de tiempo determinado. No es un trabajo demasiado peligroso hasta que a nuestro protagonista le ofrecen el último objeto a guardar...un objeto que al parecer lo quieren las manos equivocadas....

Los tres relatos tienen bastantes cosas en común, el primero es el género ya que ambos son distopías muy bien elaboradas a pesar de ser historias cortas. De hecho, lo primero que le comenté al autor es que debería hacer una historia larga por cada relato porque menuda maravilla.

Otra aspecto que tienen en común es la agilidad de lectura y es que las tres tienen un montón de acción y de giros argumentales impresionantes. De hecho he de mencionar que me sorprendió muchísimo el de Ley de Producción y progreso, de hecho logró dejarme con la boca abierta.

La forma de escribir del autor cada vez me gusta más, ha conseguido que me sienta inmersa en cada tipo de sociedad y que sufra por todos y cada uno de los protagonistas. He de decir, que me ha dejado asombrada ya que aunque preveía que me iba a gustar ya que es la tercera obra que leo de él, lo que no me esperaba es que se convirtiera en mi favorita (de momento).

Unos relatos distópicos que te absorberán de tal manera que te harán ver el mundo y sus posibilidades de una forma diferente. Muy muy recomendable.

¡Léelo ya!



18 comentarios:

  1. Me lo apunto, que me gusta este autor, pero antes tengo algún otro de él esperando en el e-reader.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lo he leído casi todo de Javier, así que seguramente esta antología también caerá ^^

    ResponderEliminar
  3. No soy nada de relatos, de vez en cuando lo intento, pero sigo sin disfrutarlos demasiado
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Los relatos me gustan pero estos son demasiado distópicos. La verdad es que no he leído nada del autor que te fascina. Lo que pasa es que cuando te entusiasmas tanto y pones todos los perritos me haces dudar.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. La distopía es uno de mis géneros favoritos así que gracias por el descubrimiento pinta bien.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que te haya gustado pero lo voy a dejar pasar que los relatos no me terminan de enganchar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Estas novelas negras me las llevo bien apuntadas. Besos

    ResponderEliminar
  8. Me frena que sean relatos, con los que me cuesta conectar, y que sean distópicos.
    Un beso 😉

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! ^^
    No me llevo muy bien con los libros de relatos, y este tampoco me llama especialmente.
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Me gustan mucho los relatos. No descarto echarle un ojo. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  11. Pues no sé que hacer con este libro porque los relatos no me van mucho pero las distopías si o.O
    Besos y gracias por al reseña.

    ResponderEliminar
  12. Hola ^^
    Yo no creo que sea para mi, me he puesto a leer la sinopsis y cuando llevaba la mitad me la he saltado para ir a la reseña, no creo que la narración vaya conmigo jejej o al menos no me planteo leer un libro así.

    ResponderEliminar
  13. Leo distopía muuuuy de vez en cuando. Lo tendré en cuenta cuando me apetezca algo del género.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. No he leído nada del autor, que sean tres históricas me llama la atención pero no se si me gustará que nunca he leído nada parecido. bsts

    ResponderEliminar
  15. Tiene buena pinta. Ya sabes que siento predilección por los relatos largos tirando a novelas cortas, y estos se ven interesantes y originales.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que no me llama mucho así que creo que lo dejaré pasar.

    Muchas gracias por la reseña.

    ¡Nos leemos!

    ¡Un abrazo!

    Sara (Modus Leyendi)

    ResponderEliminar
  17. As claimed by Stanford Medical, It is in fact the one and ONLY reason this country's women live 10 years longer and weigh on average 19 kilos less than we do.

    (And actually, it has absolutely NOTHING to do with genetics or some hard exercise and EVERYTHING about "HOW" they are eating.)

    P.S, What I said is "HOW", not "WHAT"...

    Tap this link to reveal if this quick questionnaire can help you release your real weight loss potential

    ResponderEliminar