Microrelatos de Alejandro Romera

21/8/14

No sé si os acordaréis, pero el año pasado, también por estas épocas, publiqué una entrada dedicada al autor Alejandro Romera, que además decidió colaborar con el blog, compartiendo varios de sus microrelatos que podéis encontrar AQUÍ.


Alejandro Romera, tiene publicada una antología realmente espectacular con Chiado Editorial, cuya reseña podéis encontrar AQUÍ


"¿Es posible enamorarse de unos pies?, ¿puede un pequeño niño transformar el mundo?, ¿podría ser capaz un león de abrir cerraduras?, ¿qué harías si en tu manos cayese un libro infinito? Las cosas no siempre son lo que parecen. El mundo está lleno de sucesos sin sentido y nos aferramos a la lógica con frecuencia para intentar comprenderlos, pero ¿dónde está la frontera entre lógico e ilógico, entre fantasía y realidad? El conformismo, la obsesión, la rebeldía o el arrepentimiento son algunos de los temas que encontraremos en estas páginas. Quince textos para bucear en lo más hondo de nosotros mismos y reflexionar sobre nuestra esencia y nuestros actos."


Y sin más dilaciones, os dejo a continuación algunos de sus microrelatos:

Esperanza
Ha ocurrido siempre. Esto que me pasa debe ser de nacimiento, no sé. Aunque, claro, no se manifestó hasta que ya estaba bien mayorcito, con diecinueve para ser exactos.
No me andaré con rodeos. Asesino a toda mujer con la que me acuesto.
No es algo de lo que me sienta orgulloso, por supuesto. Más bien lo contrario, me avergüenzo profundamente. Es una tortura para mí, un suplicio, una maldición qué sé yo.
Cada vez que ocurre pienso que va a ser la última, deseo con todas mis fuerzas que no vuelva a pasar. Pero la escena siempre acaba igual, casi como un calco. Son muchas las mujeres con las que comparto sábanas. Y en todos y cada uno de los casos, mis manos terminan rodeando su cuello, apretando con saña hasta la asfixia tras habernos fundido en el orgasmo.
Después de cada asesinato, me siento una mierda. Un capullo. Eso es lo que soy. Me aterroriza acostarme con una mujer, pero no puedo evitarlo. Qué hijo de puta. Una y otra vez.
 Algunas son simples ligues de una noches, otras son mujeres a las que he amado durante semanas, tal vez meses. ¿Saben lo duro que es verlas agonizar entre mis manos? Me engaño a mí mismo. Pienso que esta vez no va a ser así, que la maldición ha terminado. Pero todo se repite. Es tan débil el equilibrio.
Llevo casi un año saliendo con Sara. Nos conocimos en una charla en la universidad. Dios, es tan guapa. Creo que la quiero. Ella prefiere ir despacio, y yo siempre he respetado sus deseos. Nuestros encuentros hasta ahora se han limitado a besarnos y algún que otro magreo en el parque del Rondo. Pero este fin de semana sus padres están fuera y me ha invitado a dormir. Ella ya me ha insinuado que esta va a ser la noche. Y yo ardo en deseos de tenerla entre mis brazos. Esta vez será distinto. 


El circo
No tardé en darme cuenta de que aquel circo era diferente: el maestro de ceremonias era un doberman, al igual que todos los acomodadores, los payasos no te hacían reír sino llorar ¾aunque te mantenían entretenido, que de eso se trataba al fin y al cabo¾, y los equilibristas caminaban sobre nuestras cabezas en lugar de alambres en las alturas. En el descanso, repartían comida entre el público. Y eso que la entrada siempre fue gratuita. Era época de vacas flacas.
Desde su llegada, se veían menos gorriones en la plaza. Tal vez nadie se dio cuenta pero a mí me encantaba observarlos corretear y levantar el vuelo entre los árboles.

Estuve en la inauguración del circo pero nunca volví. En el barrio muchos repetían todas las tardes, a pesar de los dolores de cuello por los equilibristas, a pesar de los mordiscos que a veces se les escapaban a los acomodadores, y a pesar de que nadie supo nunca de qué se trataba aquella carne en los bocadillos. Supongo que no les sorprendería cuando en la última función la carpa se plegó sobre todos ellos. El barrio no ha sido igual desde aquel día.


Incrédulo
Descargó su furia de un puñetazo contra la pared. Lo que no esperaba es que ésta se fundiera con su brazo. Nadie lo ha vuelto a ver.


Poder oculto
Las paredes de casa se transformaron como, por arte de magia, en la cárcel que vi en mi pesadilla. Ahora sueño con pájaros.


Ausencias

El doberman agarró el examen con los dientes y lo dejó junto a la pizarra. Jamás pensé que extrañaría a la señorita Carmen.



¿Qué os parecen? ¿Os han gustado? ¿Cuál os ha gustado más?

28 comentarios:

  1. Hola :D
    El de Incrédulo me ha dejado un poco :OOOO

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que me han parecido una serie de relatos un poco extraños y algo perturbadores, sobre todo el primero y el segundo...
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. gracias por compartirlos!!Me ha gustado el de Incrédulo :O
    besoos

    ResponderEliminar
  4. Incrédulo es muy... no ´se XD
    Me han gustado muchos.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Hace mucho que no leía microrelatos y he disfrutado mucho con estos que has compartido. Creo que mis favoritos son Incrédulo y Poder oculto, muy curiosos ambos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No soy muy dada a los microrelatos pero el de Incrédulo me gusta más de lo normal.

    ResponderEliminar
  7. Me encantó el tercero. Debe ser complicadísimo abreviar tanto. Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo me quedo con el primero. Y con la tarea pendiente de Kichay.
    Besos =)

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Me encantaron todos:)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Holaaa!
    No conocía a Alejando y después de leer algunos de sus microrelatos tengo que decir que son buenos =)
    Gracias por traerlo.
    Besitooos

    ResponderEliminar
  11. Me gusta Alejandro, tiene un estilo más que particular :)

    Y además admiro mucho a la gente que se atreve con los micros. A mí, que lo de abreviar siempre me cuesta y mucho, me parece una genialidad condensar toda una historia en tan pocas palabras.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  12. No soy muy fan de os relatos, pero este no me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Pues están genial, y eso que los microrelatos no son lo mío jaja Un besote :)

    ResponderEliminar
  14. Hola, me encantaría que me dieras tu opinión acerca de mi blog. Gracias por el tiempo.

    ResponderEliminar
  15. Los microrelatos no estén entre mis lecturas habituales, pero nunca se sabe.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Lei Kichay hace tiempo y veo que estos relatos siguen la misma linea :) Me encanta! Besos

    ResponderEliminar
  17. Me gustan los micros, pero la verdad que estos que nos has dejado me han dejado fría, excepto el útimo. Le echaré un vistazo a Kichay que lo tengo por ahí.

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Me han gustado mucho el primero y el de "incrédulo". " El circo " también está muy bien, los tres son inquietantes.

    ResponderEliminar
  19. Yo he de reconocer que tanto relatos como micro-relatos no son lo mío...
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Qué relato más curioso el que se llama como yo ._.
    Por cierto, tienes un premio en nuestro blog:
    http://elamanecerdelaficcion.blogspot.com.es/2014/08/1-nominacion-los-premios-liebster.html

    ResponderEliminar
  21. No están mal,pero me quedo con las historias largas, me llenan más jaja.

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa!
    No soy fan de los libros que recogen relatos. Soy más de un libro con una única trama.
    Un besito, nos leemos^^

    ResponderEliminar
  23. El primero me ha sorprendido, es cuanto menos, oscuro. El que más me ha gustado, es de los cortos, y se trata de Incrédulo.
    Muchas gracias por compartirlos :)

    Un fuerte abrazo,
    Nimue

    ResponderEliminar
  24. Jo ! Hace siglos que me envió Kichay y aún no me he puesto, me cuestan tanto los relatos !
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa igual pero los de Alejandro los disfruté muchísimo!!!

      Eliminar