La historia interminable

9/11/08

Quien no haya pasado nunca tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caido por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado...

Quien nunca haya leido en secreto a la luz de la linterna, bajo la manta, porque Papá o Mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito...

Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecía vacía y sin sentido...

Quien no conozca todo eso por propia experiencia, no podrá comprender probablemente lo que sintió entonces.

(La historia interminable)

3 comentarios:

  1. Este pasaje sencillamente me chifla. ¿Quién no ha pasado noches...? Yo, muchas, debo reconocer, qué magia la de las palabras, ¿verdad? :)

    Ya habrás visto que esta semana el tema del relato del Papiro es una declaración de amor: si te ves inspirada tienes hasta el miércoles a la hora bruja :)

    Yo tengo que perfilar aún más algunas ideas que me han venido, es dificilillo el tema, quizá Amanecer de Meyer me inspire algo, jeej (por cierto, gracias por el link que pusiste, de ahí me lo bajé)

    Abrazos y espero verte por Literalia,

    Milenia

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias, y no me molesta en absoluto, es mas, te lo agradezco

    y siento tardar tanto en contestar, pero me quitaron el internet y hasta ahora no lo pude tener...

    un beso

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo perfectamente el momento en que cogí aquel libro (se lo habían dado a leer a mi hermano mayor) y leí este párrafo. Y pensé: "¡Soy yo! ¡Este libro habla de alguien muy parecido a mí!". Teniendo en cuenta el juego realidad / ficción de "La historia interminable" es fácil imaginar cuánto me enganchó. Sigue siendo uno de mis libros preferidos.

    ResponderEliminar